Consejos para vencer el miedo a hablar en público

Hablar en público es una tarea que provoca ansiedad a muchas personas. No es ningún secreto que presentar frente a un grupo de colegas, clientes potenciales y otros profesionales puede ser intimidante.

hablar en público

Sin embargo, hablar en público no tiene por qué ser una experiencia aterradora.

Estos consejos te ayudarán a vencer el temor a hablar en público y encontrar la confianza que necesitas para realizar tus presentaciones con autoridad.

Prepárate y practica

El paso más obvio para cualquiera que esté nervioso por su próximo discurso es prepararse y practicar. No te obsesiones con las minucias de tu presentación, prepara una serie de notas rápidas que mantengan tus pensamientos organizados y que puedas consultar en caso de que te quedes atascado.

Una vez que hayas organizado tus pensamientos, llega la hora de practicar. Sin embargo, es importante recordar que cuando practicas no deberías ceñirte a una rutina de palabra por palabra si quieres que el discurso fluya con naturalidad.

Reduce la velocidad y tómate tu tiempo

Muchas personas hacen sus discursos a gran velocidad sin darse cuenta. Una de las funciones de los nervios es que los oradores tienden a pasar rápidamente a través de su presentación en un intento subconsciente de simplemente terminar con ese suplicio. Al igual que con una buena broma, el tiempo lo es todo.  Crea oportunidades para que el público piense sobre algo que has comunicado o para responder internamente a una pregunta retórica.

Los discursos son un arte, y al igual que pintar o esculpir, llevan práctica. Sé paciente contigo mismo y tómate tu tiempo a medida que desarrollas tus habilidades. Un mal discurso es solo una oportunidad de aprendizaje que te ayudará a hacerlo mejor la próxima vez.

Concéntrate en el público

A menudo, la ansiedad está arraigada en el miedo a la percepción que otros tienen de ti. No cambies tu discurso por lo que la audiencia pueda pensar de tu personalidad o porque creas que pueden pensar que no entiendes realmente del tema. Concéntrate en brindar una experiencia valiosa al público en lugar de en ti mismo. Si priorizas enriquecer a la audiencia, tu atención se desviará hacia ella y alejará tus propios temores.

Haz contacto visual y comparte anécdotas

Por una buena razón, uno de los consejos más comunes para hablar en público, es hacer contacto visual. El contacto visual establece una conexión con el público y evita que pierdas su atención. El nerviosismo a menudo lleva a los oradores a mirar sus notas o un proyector durante toda la presentación, pero no hay una manera más rápida de hacer que el público se sienta desconectado.

También es útil compartir anécdotas que enfaticen el tema sobre el que estás hablando. Los hechos y las abstracciones también harán que el público pierda la atención, pero las historias que se pueden relacionar le mantiene comprometido. De la misma manera en que te gustaría mirar a un amigo a los ojos cuando les cuentas tu día, también debes hacer contacto visual con los miembros de tu público cuando cuentes una anécdota.

No intentes ser perfecto

Muchas personas se esfuerzan por lograr la perfección en sus presentaciones, pero la perfección no es un objetivo realista ni deseable. La perfección parece robótica, y la audiencia simplemente no se identifica con un robot que le está hablando. Dar un buen discurso es sobre la capacidad del orador para conectarse con la audiencia.

Si tropiezas con tus palabras o si te pierdes temporalmente durante la presentación, simplemente relájate y comprende que la audiencia se conecta contigo como un ser humano, en lugar de percibirte como una especie de robot ultra pulido y poco cercano.

Hazlo simple y aprovecha las oportunidades

En última instancia, ofrecer un buen discurso se trata de que te relajes, de tomarte tu tiempo y de discutir de forma natural un tema del que ya sabes mucho. Después de todo, hay una razón por la que se te pidió que hicieras la presentación. Si tienes miedo de no saber lo suficiente sobre el tema, recuerda que la audiencia está allí para aprender y probablemente está buscando información de nivel superficial que considere básica.

La audiencia no es tu enemigo, y quiere que tengas éxito. Descansa tranquilo sabiendo que tú eres tu peor crítico, y al prepararte con anticipación, ralentizando las cosas y siendo capaz de lidiar con situaciones o preguntas que puedan surgir, podrás realizar un gran discurso.

 

Fuente: Business News Daily

El fracaso también te hace un mejor líder

La mayoría de las veces, los líderes quieren soluciones rápidas y procesos superficiales para lograr lo que quieren. Su verdadero interés a menudo radica en saber cómo pueden alcanzar sus metas más rápidamente y con menos dificultad. Pero de eso no trata el crecimiento, el crecimiento viene con la lucha y el logro se obtiene a través de repetidos fracasos. Las cosas más valiosas en la vida no son las que vienen fácilmente.

fracaso

Para ser un líder verdaderamente significativo, debes aceptar la lucha y hacer del fracaso parte de tu historia de éxito.

Estas son algunas de las formas en que el fracaso es valioso y está en el corazón de la mayoría de las historias de éxito:

El fracaso trae sabiduría

El éxito nos hace sentir bien, pero el fracaso, siempre y cuando no dejes que se lleve lo mejor de ti, trae sabiduría y crecimiento. Los líderes que han fallado tienen una comprensión profunda que no se puede obtener de otra manera. El fracaso engendra fortaleza. Nada en la vida crea fortaleza como la lucha y el fracaso. La persistencia y la capacidad de recuperación provienen de resolver problemas difíciles y encontrar la voluntad de seguir adelante y arriesgarse.

El fracaso aumenta el potencial

Hasta que no eres puesto a prueba, es difícil imaginar que puedas soportar la lucha. Pero el fracaso, cuando llega, puede llevarte mucho más allá de los límites que imaginaste. Cada fracaso es una oportunidad para reflexionar sobre tus propios límites y darte cuenta de lo mucho más fuerte y capaz que eres.

El fracaso proporciona oportunidades

Nuestro impulso natural es evitar el fracaso, nadie quiere luchar, pero cuando eliminas la adversidad, limitas tu potencial. El fracaso te proporciona recursos adicionales y preparación para aprovechar las oportunidades que se te presenten.

El fracaso alimenta la motivación

Nada más es tan motivador como la lucha. La derrota motiva a las personas a concentrarse más, enfocarse mejor y lograr más.

El fracaso genera beneficios

Puede ser difícil ver cuando te sientes estancado en el fracaso, pero con el beneficio de un poco de tiempo y distancia, podrás descubrir los beneficios y el valor de la lucha. Es una cuestión de mirar los eventos hacia tu éxito final a través de una lente.

Conclusión

Si persigues el éxito, dale la bienvenida al fracaso, mantén la esperanza, nunca pierdas tu perspectiva, y encontrarás que hay algo positivo en cada experiencia negativa.

 

Fuente: Lolly Daskal

Expresiones que utilizan los grandes líderes para comunicarse

Cada líder tiene su propia manera de comunicarse. Y los mejores, tienen una forma poderosa de hablar ya que aprendieron cómo asegurarse de que sus palabras tengan un impacto positivo.

Debido a que las cosas que se dicen pueden tener un efecto dominó en toda la organización, la comunicación es de vital importancia en el liderazgo.

expresiones líderes

Todo líder necesita encontrar y adquirir fluidez en un conjunto de expresiones que hagan que las personas que trabajan en su equipo sientan que son importantes y que se confía en ellas.

Aquí hay algunos ejemplos de expresiones que los líderes de éxito dicen:

Di “nosotros” en lugar de “tú” y “yo”

Los pronombres inclusivos otorgan poderes a otros y comunican la importancia del equipo. También enfatizan la igualdad y ayudan a salvar cualquier distancia entre los miembros del equipo y el liderazgo.

Di “¿qué piensas?” en lugar de “esto es lo que estoy pensando”

Es fácil decirle a la gente qué hacer, pero es una forma indirecta de decir que no tienes confianza en su juicio. En su lugar, hazles saber que sus ideas son importantes y que confías en ellos.

Di “¿por qué no?” en lugar de “no lo creo”

Nunca quieres ser el tipo de líder que echa atrás una gran idea o una nueva forma de pensar. Trabaja para mantenerte abierto y lo suficientemente ágil como para probar cosas nuevas y obtener nuevos resultados.

Di “podemos” en lugar de “no podemos”

Cualquier mensaje positivo siempre es mejor que uno negativo. Cuando te mantienes positivo y trabajas duro, puedes lograrlo, pero decir que no puedes hacer algo tiende a ser una profecía autocumplida.

Di “probémoslo” en lugar de “nunca funcionará”

Es importante dar esperanza a los miembros de tu equipo y hacerles saber que estás dispuesto a probar algo nuevo. Probar y fracasar es una parte importante de cada historia de éxito, y cuando respaldas las decisiones audaces, le estás comunicando a la gente que está bien correr el riesgo.

Di “puedes contar conmigo” en lugar de “no es mi responsabilidad”

Si no pueden contar contigo como líder, tu equipo nunca te respetará. Asume tu responsabilidad y tu papel como parte del equipo. Es así de simple e importante.

Di “gracias” y “gran trabajo” a menudo

Cuando agradeces a las personas y reconoces sus esfuerzos, les estás informando que su trabajo es notorio y apreciado. Pocas cosas hacen que una persona se sienta mejor o la inspire más.

Conclusión

Aprende a hablar como un gran líder y ten cuidado con tus palabras, porque éstas pueden marcar la diferencia entre el éxito y fracaso.

 

Fuente: Lolly Daskal

La importancia de causar una buena primera impresión

Solo tienes una oportunidad de causar una primera impresión. Desde las relaciones personales hasta las reuniones de negocios, nos enseñan que las personas forman opiniones de nosotros en unos momentos y que debemos estar listos para mostrar lo mejor de nosotros en todo momento.

primera impresión

En nuestra sociedad, dedicamos una gran cantidad de energía en intentar causar buenas primeras impresiones, desde la vestimenta hasta un firme apretón de manos.

¿Realmente tienes solo una oportunidad de causar una gran impresión? Algunos podrían argumentar que esto es válido para una entrevista, un discurso para una venta o en una presentación para recaudar fondos. Una vez que se forma esa impresión, es muy difícil cambiarla.

Ya sea que estés realizando una llamada de ventas con un nuevo cliente o en una entrevista de trabajo, comenzar fuerte conducirá a relaciones e interacciones saludables en el futuro.  

Aquí tienes 4 consejos que te ayudarán a causar una gran primera impresión:

Haz los deberes

Preocúpate de saber con quién estás hablando, qué le preocupa y el problema o asunto que se está tratando. Prepara puntos de conversación relevantes antes de la reunión.

Muestra confianza en ti mismo

Es normal estar nervioso, pero no deseas que tu ansiedad salga a la luz. Tu lenguaje corporal debe ser seguro y cómodo. Camina con la cabeza alta y con soltura y siéntate erguido.

Participa

Concéntrate en las personas que están hablando y escucha lo que están diciendo con atención. Haz preguntas reflexivas de seguimiento. Cuanto mejor la hagas sentir, más se inclinarán a tener una impresión positiva de ti.

Seguimiento

Para asegurar que tu primera impresión se quede grabada, escribe una nota de agradecimiento o envía un artículo relacionado sobre la conversación que tuviste.

Si por algún motivo piensas que la impresión que has causado no ha sido buena, aún puedes utilizar unos consejos para revertir o superar la mala impresión causada:

Sorprende

Digamos que has desarrollado una reputación de permanecer en silencio durante las reuniones de grupo. Asegúrate de ser la primera persona en hablar durante las siguientes reuniones y haz varios comentarios.

Compensa tus errores

Bombardea al equipo con mucha evidencia para sugerir que tu primera impresión sobre ti fue incorrecta. Para cambiar la percepción de la gente, deberás hacer algo más de una vez. Por ejemplo, si la gente piensa que siempre llegas tarde a las reuniones, llega pronto, pero llega pronto siempre.

Acércate a ellos

Puede ser tentador evitar a las personas si no empezaste con el pie derecho. Pero no debes evitarles. Sal de su zona de confort y busca maneras de conocerles mejor.

Sé paciente

A veces, todo lo que puedes hacer es ser paciente y esperar. Tu buen trabajo hará que las personas te rodeen y la primera mala impresión se desvanecerá con el tiempo.

 

Fuente: AscendThe Hedges Company

Networking para estudiantes universitarios

Deberías crear tus redes profesionales y personales desde el primer día de universidad. Las relaciones que establezcas en la universidad pueden ayudarte a conseguir entrevistas, periodos de prácticas y trabajos.  También pueden ayudarte a obtener recomendaciones y referencias, a iniciar tu propio negocio, conseguir clientes, etc.

networking para universitarios

Desarrolla una red diversa

Necesitas un grupo verdaderamente diverso de personas en tu red para ampliar tus oportunidades. No te limites a quedarte con tus amigos en clase o tus compañeros de piso. Haz un esfuerzo por conocer a personas más allá de tu zona de confort, personas que nacieron más allá de tu ciudad natal y que tienen vidas muy diferentes.

Aprenderás mucho sobre otras personas, sobre el mundo y sobre ti mismo. También descubrirás que tienes mucho más en común con ellos de lo que creías.

Crea lazos con tus profesores

Conoce a tus profesores más allá del tiempo de clase y asegúrate de que te conozcan. Pueden ser una fuente de conocimiento, asesoramiento y referencias profesionales.

Conecta con el personal del campus

Conoce al personal de tu campus y aprende sobre sus trabajos y trayectorias profesionales. Pídeles consejo. Por ejemplo, si estás interesado en el diseño o la ingeniería, reúnete con el equipo de las instalaciones para conocer sus experiencias. ¿Interesado en recursos humanos o el coaching? Habla con el personal de servicios profesionales sobre su propia trayectoria profesional y educación.

Únete a clubs afines

Contribuye con tus habilidades, demuestra tus talentos y forma parte de un grupo que comparta tus intereses mientras te diviertes haciéndolo. Si no hay un club para lo que realmente quieres, inícialo.

Establécete como profesional

Sí, los estudiantes universitarios necesitan tarjetas de presentación. Si tu universidad proporciona una plantilla de tarjetas de visita con el logotipo de la universidad, úsala. Si no lo hacen, sé creativo y diseña la tuya propia. Pon un título que refleje tu personalidad y tus intereses profesionales.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, las tarjetas de visita siguen estando a la orden de día y son muy importantes en el networking. El Director de RR.HH no te dará su número de teléfono para que lo metas tu agenda del móvil, te dará su tarjeta de presentación. El propietario de un negocio que se tope contigo en un ascensor hará lo mismo, y tú debes estar preparado para hacer lo mismo.

Cuida tu presencia online

Recuerda que los futuros empleadores te buscarán en Google, LinkedIn, Instagram Facebook, Twitter y en cualquier otro lugar de la red donde te encuentres.

Revisa la privacidad, el contenido y las imágenes de tus redes sociales, y asegúrese de que coincidan con la imagen profesional que deseas que vea el mundo. Incluye fotos de tus trabajos como voluntario, tus obras de arte y otros pasatiempos y actividades que reflejen tus habilidades e intereses.

Tu presencia online no debe ser solo acerca de vídeos divertidos sobre gatos y selfies. Configura tu perfil de LinkedIn correctamente: usa una foto apropiada y una dirección de correo electrónico que incluya tu nombre y apellidos, el personal de contratación no recordará un RSPerez487.

 

Fuente: Fireball Network

Circunstancias en las que los líderes exitosos no tienen miedo a reconsiderar una decisión

Cuando piensas en líderes exitosos, muy probablemente pienses en personas decisivas. La capacidad de tomar una decisión de forma rápida y sin complicaciones es una de las claves del liderazgo.

líderes exitosos

Pero los líderes cambian de opinión todos los días, incluso a riesgo de ser tachados de indecisos. Pero los grandes líderes no rechazan una decisión solo porque tienen dudas, sino porque entienden cuándo un cambio de planes es justificado, lo que puede llevarles en ocasiones a tomar medidas decisivas invirtiendo su decisión anterior.

Estas son algunas de las principales circunstancias en las que los líderes exitosos no temen reconsiderar una decisión:

Surge nueva información

A veces aparece nueva información que cambia el contexto de una decisión por completo. Puede ser algo que era imposible de prever, o puede ser algo que tu o tu equipo no pudisteis captar. Cuando esto suceda, no pienses en términos de culpa, toma la nueva información e intégrala en el proceso de toma de decisiones. Más tarde, puedes revisar las formas de asegurarte de que tu investigación sea exhaustiva.

La situación se vuelve impredecible o inestable

En el incierto mercado y el clima político de hoy, las situaciones pueden ir de estables a caóticas en un abrir y cerrar de ojos. Cuando esto sucede, es aconsejable volver a evaluar las decisiones que están influenciadas por la inestabilidad y cambiar de posición si es necesario. No hay ninguna virtud en apegarse firmemente a una posición en la que todo a tu alrededor ha cambiado.

El feedback lo sugiere

Una decisión atrevida puede ser teóricamente acertada, pero a veces a la luz del día resulta imposible en la práctica. Si el feedback sugiere que un plan no funciona, por el motivo que sea, es aconsejable escuchar y hacer cambios cuando sea necesario. Escucha siempre a los que más saben, los que están en el terreno de juego todos los días, ya sean miembros del equipo o clientes.

Esperan cuando hay que esperar

Una vez que estás en el meollo de algo, la opción clara puede ser no hacer nada por el momento. En este caso, no se trata de revertir una decisión, sino de demorar su implementación hasta que las condiciones mejoren o los problemas relacionados se solucionen. A pesar de la presión, los líderes se sienten audaces y actúan con decisión, no hacer nada es preferible a tomar una decisión desastrosa. Y si esperar puede darte una ventaja, espera. 

Conclusión

Los mejores líderes tienen una clara visión de futuro como para corregir su rumbo, girar o esperar a pesar de que arriesgan su reputación al hacer que la gente piense que son indecisos. A veces es necesario cambiar de opinión, y eso está bien. Los grandes líderes pueden cambiar su forma de pensar porque nunca dejan de buscar formas de mejorar el resultado final.

 

Fuente: Lolly Daskal

 

Consejos para mejorar día a día como líder

La superación personal es parte de la experiencia humana. Todos tenemos algo que nos gustaría cambiar sobre nosotros mismos. Y todo líder sabe que tiene que adaptarse y mejorar constantemente si quiere llegar lejos. 

líder

En lo que sea que estés trabajando, es importante evaluar, evaluar y evaluar constantemente dónde estás y a dónde quieres llegar. Es algo que debes hacer porque quieres ser un mejor líder, una mejor persona, no solo por tu propio bien sino también por aquellos que te son leales y trabajan arduamente para lograr la visión y los objetivos que te propusiste.

Para convertirte un mejor líder, debes hacer de la superación personal una práctica diaria.

Evalúate a ti mismo con honestidad

Para mejorar, es necesario saber qué necesitas mejorar. Observa cómo te comportas en diferentes situaciones. Vigila tu comportamiento y actitudes de manera objetiva y sabrás qué mantener y qué dejar atrás.

Fórmate continuamente

Hay mucho que aprender y mucho que entender, y leer un libro o un artículo es como tener a los mejores maestros y los mentores más inteligentes de la historia a la carta.

Agradece el feedback

Los mejores líderes entienden que la retroalimentación es un regalo, y buscan la crítica de personas de confianza que van al grano. El feedback directo es una de las formas más rápidas que te ayudarán a mejorar.

Adopta el cambio repetidamente

Los grandes líderes siempre quieren superarse a sí mismos, por lo que permanecen abiertos al cambio. Es muy difícil avanzar si no estás dispuesto a cambiar. Cultiva tu propia voluntad de cambio con esfuerzo e intencionalidad.

Trabaja diariamente hacia tus objetivos

Los mejores líderes entienden el poder de trabajar constantemente hacia una meta. Si puedes comprometerte con una práctica diaria, hazlo de esta manera: haz una pequeña cosa todos los días que te acerque un poco más a donde quieres llegar. Cada vez que logres un objetivo, aprenderás más sobre ti mismo y descubrirás más formas de superación personal.

Pide ayuda y consejos con frecuencia

Los buenos líderes saben los beneficios de tener buenos consejos. Por ello, incluso los mejores líderes pueden tener un entrenador.

Expresa gratitud regularmente

Los grandes líderes entienden que la gratitud es la base de la superación personal. Si muestras agradecimiento y aprecias lo que tienes en lugar de obsesionarte con lo que deseas tener, puedes concentrarte en mejorar y expresar tu agradecimiento a las personas que te rodean.

 

Fuente: Lolly Daskal

Cómo mantener la calma cuando estás hablando bajo presión

Cualquier persona en cualquier tipo de posición de liderazgo debe dominar las habilidades de reacción, pensamiento y habla en circunstancias estresantes.

El secreto es estar preparado: aprender y practicar una serie de habilidades en las que puedes confiar en situaciones en las que te sientes presionado.

Repite lo que acabas de escuchar

Una de las partes más difíciles de contribuir a una conversación es responder una pregunta directa, especialmente cuando no se puede dar honestamente la respuesta esperada. Haz una pausa y piensa. No sientas la inmediata necesidad de llenar el espacio con palabras. Una respuesta tentativa o incierta no te ayudará. Para calmar tus nervios y ganar un poco de tiempo, simplemente repite la pregunta que se te hizo. Como beneficio adicional, puedes verificar tu comprensión sobre la pregunta.

Estate siempre bien preparado

Son muchas las personas que no son buenas a la hora de hablar espontáneamente, pero con la preparación suficiente puedes llegar a ser brillante. Conoce cada hecho, cada persona en tu campo y sus perspectivas, el trasfondo del problema, etc. Una mente preparada es una mente inteligente.

Aprende a organizar tus pensamientos

Debes hacerte constantemente estas preguntas: ¿Qué es lo que no entiendo? ¿Qué podría aclararse mejor? ¿Qué pregunta puedo hacer para que la discusión avance? ¿Qué perspectiva o visión tengo que compartir? No te preocupes por ser el más inteligente, a menudo es mejor y más efectivo ser el más organizado.

Pregunta para aclarar

Pedir aclaraciones hará que los que hablan sean más específicos. No hagas que tu consulta se interprete como un desafío, pero mantenla neutral: “Cuando dices que… ¿puedes aclarar…?”

Proyecta confianza

Habla con voz fuerte, haz mucho contacto visual y mantén tu tono y lenguaje corporal positivos. Recuérdate a ti mismo cuánto sabes sobre tu trabajo, tu empresa y tu industria, y con cuántas personas trabajas o has trabajado con éxito.

Resume y para

Resume las repuestas largas. Después de eso, resístete a añadir nada más. Haz una pausa, quédate en silencio y deja que la gente llene ese espacio. En ese momento están absorbiendo la información que acabas de presentar, por lo que hablar durante ese tiempo puede causar confusión.

 

Fuente: Lolly Daskal

Estrategias para fomentar el compromiso laboral

Las organizaciones con empleados altamente comprometidos superan rutinariamente a aquellas con un mayor número de empleados no comprometidos. No solo obtienen ganancias más altas, sino que también se recuperan más rápido de los contratiempos. Parece evidente, entonces, que las empresas deberían tener un gran interés en tomar todas las medidas posibles para mantener a sus empleados activamente comprometidos con su trabajo.

compromiso laboral

A pesar de esto, las investigaciones han demostrado que más de dos tercios de los empleados no están involucrados o, en el mejor de los casos, se muestran indiferentes. Las bajas tasas de compromiso contribuyen a la disminución de la productividad y aumentan las probabilidades de rotación, lo que hace que muchos empleados prometedores se vayan y busquen oportunidades más favorables en otros lugares.

Afortunadamente, hay muchas estrategias que las organizaciones pueden implementar para ayudar a impulsar el compromiso:

Proporciona una Hoja de Ruta (Roadmap)

Saber que tienen un futuro claramente definido es un factor importante para determinar si alguien decide abandonar una organización para buscar nuevas oportunidades. Esto es especialmente importante para las generaciones más jóvenes, que cambian de trabajo con más frecuencia que las generaciones anteriores e identifican de manera rutinaria las oportunidades de desarrollo como un factor clave en sus decisiones sobre sus carreras.

Al mantener conversaciones profesionales con los empleados y preguntarles dónde se ven en el futuro, las empresas pueden crear planes que les ayuden a desarrollar las habilidades que necesitan para asumir responsabilidades adicionales en el futuro.

Además de aumentar las tasas de retención, este énfasis en el desarrollo también aumenta el compromiso, ya que los empleados tienen más probabilidades de ver su papel en la organización como importante y valorado. Asumen una mayor responsabilidad sobre sus cometidos y también vigilan el futuro. Sabiendo que el trabajo que realizan hoy beneficiará a su carrera mañana, los empleados que sienten que tienen un claro avance dentro de la organización pueden evitar sentirse como si estuvieran estancados en la misma posición sin futuras previsiones.

Además, facilitar el desarrollo ayuda a generar confianza porque demuestra que la empresa valora y aprecia a sus empleados. Con ese sentido de confianza viene un mayor compromiso con la misión de la organización.

Reconoce el buen trabajo

Una cosa es mostrar apoyo a los empleados a través de oportunidades de desarrollo, pero tales medidas son solo una de las formas en que las empresas pueden demostrar cómo valoran a los empleados. Reconocer los éxitos y resaltar los logros puede parecer un gesto menor, pero ayuda mucho a mostrar a los empleados que el trabajo que hacen es importante.

Una investigación de Gallup ha demostrado que 2 de cada 3 empleados sienten que el buen trabajo que realizan no se reconoce. Esta cifra debería ser particularmente preocupante para las compañías, ya que los empleados que se sienten subestimados tienen el doble de probabilidades de renunciar. Teniendo en cuenta que reconocer una buena labor es una estrategia de bajo coste que se puede implementar a diario, es bastante sorprendente que tantas organizaciones se estén quedando cortas en este sentido.

Animar a los empleados y celebrar sus logros no tiene que venir exclusivamente del liderazgo. La retroalimentación positiva y el reconocimiento de los colegas también pueden ayudar a impulsar el compromiso laboral al crear un sentido de confianza y compañerismo en toda la organización. Cuando los empleados tienen una inversión emocional positiva en el éxito de sus compañeros de equipo, es más probable que se comprometan en su trabajo para lograr ese éxito.

Establece una comunicación bidireccional

A nadie le gusta mantenerse en la oscuridad. Las organizaciones que operan bajo el secreto y mantienen a los empleados en una estricta “necesidad de saber” tienden a tener dificultades con las bajas tasas de participación y retención. Las personas desean conocer las decisiones que los afectan, lo que se espera de ellos y la información que puede ser relevante para sus tareas.

Pero simplemente compartir información no es suficiente para promover el compromiso. Los empleados necesitan saber que la comunicación fluye en ambos sentidos. Si no pueden llevar sus preocupaciones o ideas al liderazgo, es probable que se sientan ignorados o no valorados. Esto va más allá de simplemente tener una política de puertas abiertas. Ser capaz de expresar inquietudes es una cosa, pero saber que alguien está allí para escucharlas de verdad y tomarlas en serio es otra muy distinta.

Los líderes efectivos son generalmente comunicadores proactivos que alientan a las personas a hablar y que todos sepan que están dispuestos a escuchar. Son tan accesibles como les es posible y no tratan la información como un impulso para promover sus propias ambiciones.

Proporcionar un sentido de propósito

Para muchos empleados de hoy, especialmente para los millennials, no es suficiente simplemente presentarse para trabajar, realizar una tarea y cobrar a fin de mes. Quieren sentir que el trabajo que hacen es importante, que tiene algún propósito más allá de simplemente obtener una ganancia. Además de sus contribuciones personales, quieren saber que la organización para la que trabajan está comprometida con los valores y objetivos que comparten.

Si los empleados no pueden reconciliar sus valores personales con los de su compañía, se desconectarán muy rápidamente y, probablemente comenzarán a buscar trabajo en otro lugar. Corresponde a las organizaciones, y especialmente al liderazgo, comunicar sus valores y objetivos de manera clara y explícita. Además, deben mostrar a los empleados cómo sus contribuciones realmente hacen una diferencia en cuanto a si la organización logra o no sus objetivos. Cuando los empleados conectan su lugar de trabajo con sus valores personales, es más probable que se comprometan y demuestren un mayor nivel de inversión personal en el éxito de la empresa.

Sé justo y realista

Para que las organizaciones y los líderes conserven el respeto de sus empleados, deben tratarles con respeto e imparcialidad y, al mismo tiempo, respetar los mismos estándares. Los empleados quieren saber que serán juzgados principalmente por su desempeño en lugar de factores que están fuera de su control. También esperan que se sigan las reglas y los procedimientos, que no se descarten a la primera de cambio.  Si los empleados tienen la impresión de que las reglas no se aplican a algunas personas, es más probable que se desconecten y se nieguen a responsabilizarse por sus acciones.

Las empresas también deben asegurarse de que sus expectativas sean realistas. Si bien los empleados comprometidos a menudo llevan una carga de trabajo más pesada que los menos comprometidos, inclinarse demasiado sobre ellos puede ‘quemarles’ o provocar resentimiento. De manera similar, si incluso las tareas rutinarias parecen ser abrumadoras, los empleados pueden frustrarse y buscar oportunidades más razonables en otras compañías.

Conclusión

Una fuerza laboral comprometida es un activo invaluable para cualquier organización. Cualquier abuso de confianza podría socavar fácilmente ese compromiso y causar reducciones drásticas en la productividad, la rentabilidad y las tasas de retención. Al mantener un enfoque en las formas de fomentar el compromiso, las empresas crearán un entorno de trabajo positivo que hará que las personas quieran comprometerse con su éxito tanto en el presente como en el futuro.

 

Fuente: Onpoint Consulting

5 pasos para una comunicación interna significativa

Si bien una buena comunicación interna transmite el mensaje, una excelente comunicación interna ayuda a los empleados a conectar los puntos entre la estrategia empresarial global y su rol. Cuando la comunicación es buena, se informa. Cuando es genial, involucra a los empleados y los mueve a la acción.

comunicación interna

Sencillamente, una comunicación interna bien ejecutada ayuda a las personas y organizaciones a ser incluso mejores. La realidad es que, a pesar de todos los nuevos y oportunos canales de comunicación (correos electrónicos, reuniones, memorandos, intranet, vídeos, redes sociales internas, etc.), las investigaciones muestran que la mayoría de las empresas no se comunican con los empleados para ayudarles a conectar todos los puntos.

5 pasos para una comunicación interna significativa

Paso 1: Tener claros los objetivos, visión y misión

En esta etapa inicial, estás pensando en el resultado deseado en el contexto de los objetivos, la visión y la misión de la organización. Esto asegura que, desde el principio, estés pensando en una visión global: ¿Cuáles son los resultados que deseas lograr? ¿Cómo se vinculan con lo que es más importante en la organización? ¿Cómo necesitas configurar tu mensaje para lograrlo? ¿Cuáles son las metas?

Paso 2: Desarrollar los mensajes para que hagan ruido en audiencias clave

Desarrolla mensajes clave que se comuniquen y hablen con las audiencias adecuadas. Los mensajes deben ser claros, creíbles y hacer ruido. Una parte crítica del proceso a la hora de desarrollar un mensaje es comprender de dónde proviene tu audiencia para que puedas hacer que tus mensajes tengan un significado poderoso para ellos. Ahí es donde entra la investigación. ¿Qué datos necesitas para comprender mejor a tu audiencia?

Paso 3: Planificación de las comunicaciones

Basándose en los mensajes básicos que has identificado y desarrollado, tu próximo paso es crear un plan que articule el enfoque para alcanzar los objetivos identificados en el Paso 1 a través de la comunicación. Como parte de este plan, debes:

  • Identificar las audiencias clave que necesitas alcanzar.
  • Decidir cuál es el mejor medio para comunicar el mensaje (reunión en persona, artículo del boletín, intranet, correo electrónico, vídeo, podcast, correo ordinario, etc.)
  • Elegir el momento adecuado.

Paso 4: Implementación

Ya has llegado a la fase de implementación de tu plan de comunicación. Ahora depende de ti poner la pelota en juego y comenzar a comunicarte con los empleados. Al usar tu plan establecido como una guía, debes usar las diversas herramientas de comunicación disponibles para llegar a tus empleados con tu poderoso mensaje que tendrá un gran significado para ellos. En última instancia, esto conducirá a los resultados que buscas.

Paso 5: Evaluar si la comunicación te está ayudando o no a lograr los resultados deseados

Esta es la fase de evaluación, y debes comenzar a trabajar en este paso a la vez que estás realizando el Paso 4. Este paso es fundamental para garantizar que todo conduce a los comportamientos y acciones deseados en los empleados. Si descubres que este no es el caso, retrocede y vuelve a evaluar tu plan. Es importante poder corregir el curso a lo largo del camino si te das cuenta de que algo no está funcionando como lo habías previsto.

 ¿Cuál es la recompensa?

  •  Los empleados entienden el panorama general y cómo encajan. Se sienten valorados, escuchados y como una parte importante del equipo y la organización.
  • Los empleados son más productivos y su trabajo tiene sentido. Como resultado, contribuyen más y se sienten mejor con su contribución y con la organización, por lo que permanecen en el trabajo y ayudan a impulsar el negocio.
  • Mejores líderes. La comunicación ya no es solo táctica, se trata de estrategia. En este contexto, los líderes pueden comprender mejor las necesidades de los empleados y cómo satisfacerlas para motivarlos, inspirarlos e involucrarlos.
  • Líderes atentos. Para que los gerentes y las organizaciones atraigan, creen confianza y retengan una fuerza laboral comprometida, deben comprometerse a largo plazo. Crear confianza y credibilidad para mantener a los empleados comprometidos requiere esfuerzo, pero vale la pena. Solo lleva unos segundos perder la conexión y el interés de los empleados.
  • Una cultura de comunicación. El viaje de compromiso de los empleados es continuo. La comunicación no es un “evento”, es un proceso continuo. Debes trabajar todos los días para hacer las preguntas correctas, responder a los demás de manera adecuada y comunicarte de manera abierta y honesta con los empleados. Cuando te vean haciendo ese esfuerzo extra, harán lo mismo.

Las organizaciones que priorizan y se esfuerzan constantemente por lograr una mejor comunicación interna tienen más éxito. Logran confianza y credibilidad, permiten a los empleados hacer mejor su trabajo, crean un lugar de trabajo constructivo que fomenta el crecimiento y crean un sentido común de propósito. De todo esto, solo puede haber un resultado: mayores niveles de rendimiento y mejores resultados empresariales.

 

Fuente: The Grossman Group

Cómo controlar los nervios antes de una presentación

Incluso los comunicadores profesionales se ponen nerviosos antes de dar un discurso o hacer una presentación. Los nervios pueden depender en medida de lo que está en juego o quién es la audiencia. ¿Tu carrera caerá en picado si fracasas? ¿Tienes posibilidades de ganar un gran contrato si tienes un éxito espectacular? ¿Son las personas del público competidores? ¿O tal vez son los ‘jefazos’ de tu empresa?

Presentación

El éxito no se produce en ausencia de miedo, sino en hacer que el miedo funcione, pero no en tu contra. El objetivo es controlar tus nervios para que el miedo dispare la adrenalina suficiente en tu sistema para llevarte a un rendimiento máximo durante la presentación.

Claves para hacer una presentación con confianza

Práctica

No hay sustituto para conocer tu material y tu plan de presentación. No es necesario que memorices un guion o que revises un sinfín de diapositivas. Conocer el material significa que entiendes completamente el contenido (cuándo, dónde, por qué, cómo, etc.). Mantén la seguridad si las luces se apagan, si suena una alarma de incendios durante un instante, o si los asistentes te bombardean con preguntas.

Familiarizarse con dichas situaciones proviene de la práctica, no solo de leer un guion o mostrar diapositivas. La práctica genera confianza, y la confianza calma tus nervios.

Familiarízate con el entorno

Llega temprano y echa un vistazo a la puesta en escena, a la disposición de los asientos, al equipo audiovisual, etc. Camina por la habitación y obtén una vista desde la perspectiva de la audiencia. Ten un plan de respaldo en caso de que falle el equipo. Saber que todo está en buen estado de funcionamiento alivia el estrés de “qué pasaría si…”

Haz ejercicios para liberar la tensión muscular

Unos minutos antes de tu presentación, camina a paso ligero y haz ejercicios  de piernas, brazos, cuello, etc. para relajar los músculos.

Durante la presentación, nunca te quedes completamente parado con las rodillas bloqueadas. En su lugar, mantén las rodillas relajadas. Párate y gesticula de forma natural como si estuvieras con un grupo de amigos contando una gran historia.

Saluda y conoce a los que llegan pronto

Quédate en la sala un rato antes de la presentación para reunirte con los asistentes. Pregúntales sobre sus trabajos, por qué asisten y qué esperan obtener de la presentación. Les gustará conocer al ponente y, por otro lado, al hacerte una idea de cómo son las personas con las que has tenido una pequeña charla te ayudará a estar menos nervioso a la hora de hacer la presentación frente a ellos.

Encuentra tus fans

Es probable que estés más nervioso al comenzar tu presentación. Ese es el momento de encontrar caras amigables en la audiencia, esas personas sentadas cerca, sonriendo, asintiendo con la cabeza, esperando ansiosamente lo que tengas que decir. Evita mirar a las personas que parecen haber asistido a la presentación obligadas y que con sus expresiones no muestran ningún interés en lo que estás diciendo.

Párate y respira profundamente

Si notas que tu voz suena inestable, párate, respira hondo y sigue hablando. Repite esto cada vez que notes que tu voz comienza a temblar.

Céntrate en el público

Recuerda que no se trata solo de ti. Cuando estás nervioso, tiendes a ser demasiado consciente de tu apariencia física, pensando que se nota tu nerviosismo (manos temblorosas, rodillas temblorosas, expresión facial tensa, voz temblorosa…).

Sin embargo, los miembros de la audiencia se preocupan por sus propias necesidades, es decir, el contenido que esperan obtener de tu presentación, por lo que, en lugar de pensar en tu apariencia, debes mantener tu foco en el valor que estás ofreciendo. 

Hablar con confianza a un público importante puede ser desalentador. Pero aprender a controlar los nervios es solo otro paso en el proceso para convertirse en un comunicador magistral.

 

Fuente: Booher Research Institute

5 frases que los grandes líderes dicen sinceramente y con frecuencia

Los grandes líderes que desean inspirar con sinceridad a sus equipos para que trabajen al máximo rendimiento, simplemente porque les encanta el trabajo, pueden cambiar las actitudes de sus empleados con una comunicación sincera y frecuente.

grandes líderes

Estas son algunas de las frases que los buenos líderes dicen para motivar a los miembros del equipo:

Te valoro y aprecio lo que haces

Este comentario transmite una actitud de gratitud en general. ¿Quién no quiere ser apreciado por sus contribuciones? Decirle a tu equipo “¡bien hecho!” está bien, pero expresar un sincero aprecio directamente a los individuos es un motivador de primera categoría.

Cometí un error

La humildad hace un líder accesible y humano. Los líderes cometen errores todos los días, como por ejemplo:

  • Establecer políticas que resulten en tener consecuencias imprevistas.
  • Anunciar grandes objetivos y luego no volver a mencionarlos cuando no se alcanzan.
  • Ejercer un juicio pobre en las decisiones de contratación.
  • Analizar datos incorrectamente.
  • Seleccionar un momento inadecuado para reestructurar o reasignar roles.
  • No aplicar las normas o políticas de la misma manera para todos los empleados.

Admitir los errores crea una cultura de responsabilidad. Cuando los líderes admiten sus errores frente a su equipo o colegas y se hacen responsables, establece el estándar de responsabilidad para todos.

¿Como puedo ayudarte?

Con esta pregunta se hacen dos cosas:

  • Mostrar una actitud de interés por el bienestar del empleado.
  • Demostrar que el líder entiende que su función es servir y no ser servido como la realeza.

Por estos motivos tu trabajo es tan útil para nosotros…

En varias encuestas, los gerentes dicen haber comunicado su visión y objetivos para la organización. Sin embargo, en las mismas encuestas, los empleados dicen que no entienden la visión global o los objetivos, y mucho menos cómo sus tareas o resultados mensuales o trimestrales contribuyen a esos objetivos.

De otras encuestas de satisfacción de empleados, sabemos que un motivador clave para que los empleados permanezcan en una organización o se unan a una nueva organización es el propósito, es decir, hacerles sentir que su trabajo realmente marca una diferencia en los resultados o en alguna otra causa.

Los grandes líderes mantienen a sus empleados comprometidos asegurándose de que los empleados ven cómo su trabajo contribuye específicamente a los objetivos generales de la organización, ya sea la rentabilidad, la satisfacción del cliente, la solución de un problema, etc.

Eres bueno en esto

A diferencia de la apreciación, anteriormente mencionada, este comentario reconoce la competencia de un miembro del equipo. Todos disfrutan de comentarios positivos sobre algo que hacen bien. No es halago. No es un elogio destinado a producir más o mejor trabajo. Tan solo es un reconocimiento de la excelencia en una habilidad o tarea.

Comunicarse y reconocer la excelencia contribuye en gran medida a comprometer y motivar a los miembros de tu equipo para lograr lo mejor.

 

Fuente: Booher Research Institute

Cómo manejar las diferencias generacionales en el lugar de trabajo

Diferentes generaciones es igual a diferentes ideas. Con el dominio creciente y la entrada de la Generación Z o Centennials en el mundo laboral, mucho está cambiando la situación para los gerentes, los empleados y la cultura de trabajo en general. Los nuevos colegas están trayendo nuevas ideas con ellos y tienen un dominio inquebrantable de la comunicación digital.

diferencias generacionales

A los líderes les resulta fácil administrar a los empleados y equipos que comparten los mismos valores y tienen un rango similar de experiencia que ellos. Sin embargo, hoy en día los Baby Boomers se encuentran con Millennials y Centennials bajo un mismo techo.

¿Cuál es la mejor forma de comunicarse con colegas de diferentes generaciones y cómo se concilian las diferencias?

Desarrolla activamente tu propia cultura de comunicación

La comunicación es el enlace que une cada parte de tu organización. Cuando la comunicación no es fluida entre los empleados y los equipos, esto puede crear una tensión en el ambiente de trabajo en toda la oficina. El daño a la organización puede ser significativo. Aquellos que no se comunican bien entre sí pueden encontrar difícil crear objetivos comunes y lograr una colaboración positiva en el lugar de trabajo.

Las personas son diferentes y, por lo tanto, todos diferimos en nuestro estilo de comunicación. Dependiendo de nuestro carácter, nos comunicamos de manera emocional, racional, objetiva, personal, etc.

Los Baby Boomers a veces se consideran reservados, mientras que trabajar con Millennials y Centennials a menudo se percibe como de mente abierta y de colaboración. Las generaciones más jóvenes cuestionan el valor agregado de los modelos de jerarquía clásicos, mientras que los Baby Boomers encuentran orientación y apoyo en este tipo de estructuras.

Cómo conciliar diferentes estilos de comunicación

Cada individuo tiene su propio estilo, por lo que debes trabajar en conjunto en una cultura de comunicación adecuada para tu organización. Discute cómo te sientes acerca de la comunicación entre vosotros y establece un intercambio abierto sobre cómo funciona mejor la comunicación y en qué situaciones.

  • Reserva unos minutos para comentarios sobre la comunicación al final de cada reunión.
  • Anima a tus colegas a reflexionar brevemente sobre cómo ha funcionado la comunicación al final de cada diálogo.
  • Este breve ciclo de retroalimentación significa que conoces las ventajas y desventajas de los diferentes medios y estilos de comunicación.
  • Revisa periódicamente las lecciones aprendidas y debatid sobre como se puede mejorar aún más.

De esta manera, podéis aprender todos juntos cómo funciona mejor la comunicación, independientemente de la edad, o las preferencias personales.

Aprended a utilizar de manera eficiente las herramientas digitales en equipo

Como la primera generación en crecer en un mundo totalmente conectado, la Generación Z se considera el nativo digital definitivo. Manejar las nuevas tecnologías se ha convertido en una segunda naturaleza para ellos, y conocen la sensación de libertad que estas tecnologías aportan. La comunicación y el trabajo son posibles en cualquier momento y en cualquier lugar, lo principal es que estén equipados con soluciones de comunicaciones en la nube.

Por el contrario, la Generación X y los Millennials (de mayor edad) son inmigrantes digitales que han aprendido a usar las tecnologías poco a poco. Cuando se trata de tecnología, suponen que siempre hay algo que no funcionará correctamente. En comparación, Los Centennials tienen una relación iluminada y liberada con las innovaciones digitales y saben cómo usarlas de manera intuitiva.

Cómo juntar nativos digitales e inmigrantes digitales

Ambos tipos de generación pueden aprender mucho el uno del otro cuando se trata de tecnología. Con el desarrollo tecnológico que sigue avanzando a pasos de gigante, las empresas no pueden darse el lujo de ignorarlo. Quedarse estancado no es una opción, y la mejor forma de unir a los nativos digitales y a los inmigrantes digitales es a través de programas de mentoring intergeneracionales:

  • Crea programas en los que los empleados con más experiencia dentro de la empresa entrenen a los recién llegados en todos los procesos de la organización.
  • Paralelamente, establece programas de mentoring inversos en los que los nativos digitales muestren a los colegas mayores cómo usan la tecnología.
  • Estandariza el conjunto de herramientas de tu organización y asegúrate de que todos los empleados tienen acceso a todas las soluciones de comunicación en la nube y las herramientas de colaboración. La falta de acceso no debe convertirse en una excusa para no usarla.
  • Ofrece a cada empleado un programa de capacitación básico en el que se expliquen los conceptos básicos del uso de la tecnología.
  • Monitorea cómo tu organización usa las herramientas ofrecidas y comparte el estado con toda la organización.

Para las generaciones más jóvenes, un lugar de trabajo moderno es un signo de reconocimiento. Señala que la organización está haciendo todo lo que está a su alcance para dar a los empleados la oportunidad de tener éxito en el trabajo. Esta es una actitud fundamentalmente positiva de la cual los colegas mayores pueden aprender, particularmente aquellos que no están familiarizados con la tecnología.

Los Millennials y Centennials han crecido en un mundo conectado y tienen una relación saludable con la tecnología. Las generaciones mayores a veces se sienten abrumadas, y a veces se habla de agotamiento digital.

Fomenta el trabajo productivo a través de objetivos comunes

Cada generación tiene una noción diferente de horas de trabajo, diseño de las oficinas y administración de los empleados. Los Baby Boomers han crecido en la era de la cultura de la presencia. Mientras que la oficina solía ser el lugar de trabajo para cualquier generación, ahora desempeña un papel menos importante para los Millennials y la Genreción Z.

Millennials y Centennials buscan su felicidad en actividades plenas y significativas. La productividad es la clave de la felicidad en el lugar de trabajo. Aquellos que trabajan productivamente son exitosos, y el éxito puede a su vez conducir a profesionales más felices.

Cómo transmitir una nueva idea de rendimiento y éxito

Se necesitan objetivos comunes para conciliar las experiencias, los hábitos y las preferencias de todas las generaciones. Este es el nuevo desafío al que los gerentes, en particular, deben enfrentarse.

Cuanto más claras definas las ideas de lo que una organización debe lograr, mejor podrán todos los empleados tratar de hacerlas realidad. Se pueden evitar conflictos innecesarios debido a objetivos engañosos.

  • Da a todos los empleados comentarios regulares, semanalmente. La Generación Z en particular es adicta a esto, porque quieren saber si están haciendo una contribución significativa a la organización.
  • Los comentarios personales semanales que no se encuentren en correos electrónicos increíblemente largos serán una experiencia nueva para muchos empleados mayores. Pero es una experiencia que tiene un efecto y fomenta el compromiso personal.
  • El trabajo se puede hacer en cualquier lugar, en cualquier momento. Un estricto compromiso con el lugar y el tiempo puede parecer obsoleto para las nuevas generaciones, por lo tanto, innecesario, siempre que los objetivos estén claramente definidos para cada empleado en particular.
  • Además de los objetivos personales, los objetivos claros también son importantes a nivel de equipo: ¿qué es lo que queremos lograr juntos? Los objetivos del equipo unen a las generaciones.

 

Fuente: Nfon

Consejos para mejorar las habilidades de escucha

Las habilidades de escucha benefician todos los aspectos de nuestras vidas. Para los líderes, escuchar es esencial para ser efectivos.

Escuchar debería ser bastante fácil. Pasamos la mayor parte de nuestro día haciéndolo. Pero en realidad no escuchamos tan bien como pensamos y, lo más probable es que quienes nos rodean lo sepan.

escuchar

Claramente, tenemos un problema con la escucha, y las repercusiones de una mala escucha son de gran alcance. Con la cantidad de distracción y sobrecarga de información en nuestras vidas actuales, escuchar se ha vuelto cada vez más complicado. Sin embargo, las habilidades de escucha se pueden aprender y mejorar considerablemente.

Ponte en el lugar de la otra persona

Ponerse en el lugar del otro es consejo muy sabio. Pero para hacer esto, a menudo necesitamos hacer un gran esfuerzo para concentrarnos e indagar. Esto también te obliga a escuchar profundamente.

Cuando intentas ver el mundo desde la perspectiva de los demás, hay una mayor posibilidad de que se sientan escuchados, por lo que es más probable que llegues a un acuerdo.

No tengas prisa

Si siempre te apresuras a la hora de tomar decisiones o para pasar al siguiente tema, es una señal de que no estás creando un entorno de escucha efectivo.

Probablemente es mucho más rápido y sencillo mover las conversaciones para llegar rápidamente al fondo del asunto. Pero, la escucha activa y empática requiere disminuir la velocidad. Crear una conexión lleva tiempo. En lugar de tratar de exprimir más, una buena escucha requiere que tranquilices tu mente y estés presente.

“Escucha entre líneas”

Una escucha efectiva requiere no solo escuchar declaraciones verbales explícitas, sino también buscar lo que no se dice. Al prestar atención a la comunicación no verbal, como las expresiones faciales, los gestos y el tono del hablante, agregamos capas adicionales de significado a las palabras.

Concéntrate en recordar la idea central, no todos los hechos

Para que las personas se sientan escuchadas, necesitan que entiendas el punto principal de lo que están diciendo, no todos los hechos e insignificancias. En otras palabras, concéntrate en lo que realmente importa.

Ten cuidado con tus filtros emocionales

Todos tenemos nuestros prejuicios. Y cuando escuchamos, esos prejuicios no desaparecen; de hecho, se disparan.

Es más probable que seamos receptivos a alguien que expresa pensamientos e ideas que se alinean con los nuestros, incluso si lo que dicen no es necesariamente verdadero o válido. Y también sucede lo contrario: cuando alguien dice algo con lo que no estamos de acuerdo, nuestros cerebros se apagan y dejamos de escuchar por completo.

Entonces, ¿cómo evitar estos filtros emocionales? El primer paso es ser consciente de tus prejuicios y preferencias. Luego, trata de retener el juicio hasta que la persona termine de expresar sus ideas. En esta etapa, una vez que la persona ha terminado de hablar, puedes hacer una evaluación de lo que ha dicho.

 

Fuente: The Hedges Company

Por qué comparar a tus empleados es una mala idea 

Como líder, es tu responsabilidad fomentar un entorno saludable que fomente el crecimiento entre los diferentes trabajadores y tipos de personalidad. Tus empleados deben sentirse confiados aprovechando sus puntos fuertes y reconociendo sus fallos sin preocuparse por ser eclipsados ​​por otro miembro del equipo.

empleados

“Es natural comparar a las personas. Es de naturaleza humana mirar a tu alrededor y ver lo que otros están haciendo. Si alguna vez has puesto a alguien como ejemplo, has utilizado la comparación para intentar lograr algo. Pero, aunque los motivos pueden ser positivos, las consecuencias a menudo son negativas”, dijo Nate Regier, cofundador y CEO de Next Element y autor de “Conflict Without Casualties“.

Si haces comparaciones constantemente, te encontrarás con problemas que podrían haberse evitado fácilmente.

Estos son algunos de los peligros de comparar a tus empleados:

Desalienta la individualidad

No puedes comparar dos empleados que son completamente diferentes. Si lo haces, solo desalentarás a tus trabajadores y les obligarás a llevar una máscara, ocultando quiénes son realmente.

“Los humanos están motivados de forma diferente, tienen diferentes puntos fuertes y son guiados de manera diferente. Compararlos implica que lo que funciona para uno debería funcionar para el otro. Simplemente esto no es cierto en muchos casos”. dijo Regier.

Por ejemplo, si comparas a un trabajador introvertido con un trabajador extrovertido, dos tipos de empleados totalmente diferentes, solo eliminarás el bien que proporciona cada uno de ellos, y les motivarás a ser alguien que no son.

Genera competencia insana

La competencia sana es buena en el lugar de trabajo. Aumenta la productividad y motiva a los trabajadores a hacer lo mejor. Pero si la competitividad interfiere con la dinámica de tu equipo, puede hacer más daño que bien.

“Esto crea una cultura de competencia en torno a ‘mí’ en lugar de una cultura en torno a ‘nosotros'”, dijo Nick Glassett, propietario de Origin Leadership Group.

Impide la colaboración

Cuando las personas compiten entre sí, a menudo no trabajan entre ellas. Debido a esto, la innovación a menudo se detiene o desacelera.

“La colaboración desaparece, el trabajo en equipo se reduce y todos comienzan a intentar sumar puntos por sí mismos”, dijo Glassett.

En este tipo de entorno, la relación podría aumentar al principio, añade. Pero después de un tiempo, la cultura se vuelve tóxica e insostenible. En cambio, tanto los empleadores como los empleados deben celebrar fortalezas y emparejar a los compañeros de equipo que se complementan entre sí.

“Esto creará colaboración y una dinámica de equipo en lugar de un grupo de gente desconforme que intenta superarse mutuamente”, dijo Glassett.

Daña la autoestima

Cuando un empleado siente que debe cumplir con los estándares de otra persona, es posible que empiece a dudar de sí mismo y tenga problemas con la autoestima.

“La comparación social aumenta (o rompe) la autoestima”, dijo Reiger.

Los líderes deberían alentar una alta autoeficacia, que se relaciona con la confianza de una persona para cumplir objetivos, responder a las demandas y convertirse en una mejor versión de sí mismo.

Para lograr esta actitud de tu equipo, debes ser un líder que celebre las fortalezas individuales de cada empleado. Esto les motivará a ser la mejor versión de ellos mismos.

 

Fuente: Business News Daily

Networking para personas que odian el networking

Forjar conexiones de negocio no tiene por qué ser tan malo. Haz que sea parte de algo que ya estás haciendo, reaviva viejas amistades y no descuides a las personas que te rodean.

Es algo que sabemos que debemos hacer, pero para la mayoría es tan divertido como un ir al dentista.

Netwoking

El networking puede puede mejorar tus perspectivas de trabajo, aumentar el conocimiento de tu marca y ampliar tu círculo de influencia, pero la noción de acudir a largas e incómodas charlas con extraños puede ser desalentador. A menudo es lo último que tienes ganas de hacer después de un largo día de trabajo.

Sin embargo, también hay buenas noticias. El networking ya no es el duro y pesado trabajo que solía ser. Todo el concepto ha cambiado y no hay por qué temerlo.

Prueba estos cinco enfoques para hacer que el networking sea pan comido en lugar de algo estresante:

Hazlo parte de algo que ya estás haciendo

No tienes por qué estar en una conferencia luciendo una acreditación de la marca y una copa de vino para forjar conexiones comerciales relevantes.

Los contactos pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Preséntate a otros en cualquier evento que organice la compañía, ya sea un partido de fútbol, una cena o una feria relacionada con tu sector.

Crea un grupo en redes sociales de profesionales con ideas afines de tu industria o invita a clientes potenciales a reunirse para tomar un café en tu cafetería favorita.

Hacer networking es mucho menos doloroso cuando te encuentras con gente en tu territorio y en un entorno en el que te sientes cómodo.

Haz networking dentro de tu organización

Es fácil dar por sentado a las personas que te rodean. Sin embargo, establecer conexiones genuinas con tus colegas te ayudará a generar influencia interna y podría ayudarte en el futuro.

Aprovecha los turnos de descanso para mezclarte con los demás y divertirte. Inicia una conversación con alguien con quien normalmente no hablas y amplía tus contactos en la misma oficina. Tus mejores oportunidades podrían estar a solo un cubículo de distancia.

Reaviva viejas amistades

Si te has alejado de colegas anteriores, identifica a una persona cada mes para volver a conectarte. Envíales un artículo que creas que puede interesarles, pide una referencia o recomendación o simplemente pregúntales cómo están y averigua sin son recíprocos.

No hagas esto con personas que te agotaron cuando trabajaste con ellos. Reaviva las relaciones con las personas que te energizan, alientan e inspiran. Igual que es mucho más fácil para los vendedores mantener a los clientes existentes que perseguir a los nuevos, a veces, volver a encender una amistad perdida es la forma más simple (y más eficiente) de establecer contactos.

Expresa agradecimiento

El networking no es solo hacer una nueva conexión, también se trata de construir y fortalecer las conexiones que ya tenemos.

En lugar de forjar una relación completamente nueva, ¿por qué no expresar gratitud a una que ya es parte de tu mundo? Envía una nota rápida de agradecimiento o felicitaciones a alguien que te haya ayudado o mostrado apoyo. Mostrar gratitud es agradable para la otra persona, pero también es bueno para ti.

El networking no tiene que ser algo agotador. A veces, solo se necesita un cambio de actitud. En lugar de ver el networking como algo que tienes que soportar, considéralo como una forma de forjar nuevas relaciones y fortalecer las existentes.

 

Fuente: Ragan

Comunicación asertiva: Qué es y cómo mejorarla

Cuando nos comunicamos con otros, todos hemos experimentado situaciones en las que alguien termina siendo lastimado o alguien nunca llega a expresar su opinión sincera porque no quería parecer grosero. Éstas no son interacciones efectivas, y nunca conducen a la honestidad ni a la transparencia.

comunicación asertiva

En cambio, todos debemos aprender a ser asertivos tanto con nuestra comunicación profesional como personal, lo que significa que debemos decir exactamente lo que queremos con firmeza pero de manera respetuosa. Nuestras habilidades de comunicación asertiva pueden hacer o deshacer los resultados de nuestras interacciones con los demás.

Principales tipos de comunicación

Hay 3 tipos principales de comunicación: pasiva, agresiva y asertiva.

En cada conversación, nuestro estilo de comunicación hace que sea más fácil o más difícil para la otra persona entender lo que queremos decir. Y, lamentablemente, sufrimos las consecuencias si no sabemos qué estilo de comunicación usar. Esto puede llevar a personas que ofenden accidentalmente a otras o que no transmiten claramente lo que pretendían.

  • Comunicación pasiva

Si eres demasiado pasivo, entonces lo más probable es que estés de acuerdo con lo que otros te dicen, sigues a la multitud y muchas veces se te considera débil. Los comunicadores pasivos a menudo pierden el respeto, se subestiman y reciben menos oportunidades.

  • Comunicación agresiva

La comunicación agresiva, por otro lado, puede impedirte tener relaciones sólidas. Esto sucede porque nadie disfruta de la compañía de alguien que constantemente juzga, discute, no está de acuerdo y no permite que otros compartan sus opiniones.

Es posible que estés utilizando una comunicación agresiva si ignoras a las personas, no tienes en cuenta sus sentimientos, hablas más de lo que escuchas o usas gestos agresivos. Esta forma de comunicación resulta irrespetuosa y a menudo arruina las relaciones.

  • Comunicación asertiva 

La comunicación asertiva es a lo que todos deberíamos aspirar, ya que satisface tus necesidades y las de las otras personas.

Por supuesto, a veces puede ser difícil adoptar este hábito y mantenerse alejado de los otros dos estilos de comunicación. Se necesita un poco de autocontrol.

Afortunadamente, hay algunas formas inteligentes y fáciles de mejorar tus habilidades de comunicación.

Beneficios de ser asertivo

  • Mejor comunicación

Si te comunicas sabiamente, puedes obtener lo que quieres de cualquier interacción y también dejar a la otra persona satisfecha.

  • Menos estrés

La comunicación agresiva es estresante (como puede ser la pasiva); una de las personas involucradas generalmente termina sintiéndose humillada o amenazada. Si estás en el lado “fuerte”, puedes terminar lamentando poner tus necesidades por encima del derecho a hablar de la otra persona.

Sin embargo, con una comunicación asertiva, reconoces los sentimientos y deseos de la otra persona, mientras compartes abiertamente los tuyos y tratas de encontrar la mejor solución para la situación. Este estilo de comunicación equivale a muy poco estrés.

  • Más confianza

La confianza es importante en las relaciones personales y comerciales, y ser asertivo te ayuda a llegar de una forma natural.

La comunicación pasiva a menudo hace que los demás no te tomen en serio, mientras que el comportamiento agresivo tiende a generar sentimientos de resentimiento.

Ser confiable en tu comunicación crea una gran conexión.

  • Más autoestima

Cuando ocultas tus sentimientos o interactúas con los demás sin preocuparte por lo que piensan o sienten, estás bajando tu autoestima o construyéndola sobre la base equivocada.

Pero el comportamiento asertivo, por otro lado, muestra que eres lo suficientemente valiente como para defender tus puntos de vista y que tienes el control de lo que estás diciendo (y más importante aún, cómo lo dices).

Encuentra el equilibrio entre establecer claramente tus necesidades y darle a la otra persona la oportunidad de hacer lo mismo y sentirse igual.

¿Cómo desarrollar un comportamiento más asertivo?

  • Di “No” más a menudo

Para un comportamiento asertivo, tendrás que dejar de lado la necesidad de complacer a todos y hacer las cosas de acuerdo con tus expectativas. Cuando haces esto, a menudo te dejan insatisfecho y te vuelves más débil la próxima vez que intentas pedir algo que quieres.

La comunicación asertiva significa que está bien decir exactamente lo que quieres, pero haciéndolo de manera que no dañe los sentimientos de los demás o se sientan amenazados. Esto puede significar rechazar cosas que creas que no son adecuadas para ti, y luego explicar exactamente por qué las rechazaste. Si das razones contundentes y las dices con determinación, nadie se molestará porque les hayas dado una respuesta negativa.

  • Vigila tu tono

El autocontrol que mencionamos anteriormente debería usarse aquí. Tu voz necesita relajarse y debes sonar tranquilo. Esto puede llevar un tiempo, al igual que cualquier otra nueva habilidad. Mantén un tono amigable y tranquilo.

Hablar despacio y usar una voz más tranquila por lo general es suficiente para devolver el equilibrio a una conversación que haya podido subir de tono.

  • Debes estar dispuesto a discutir hasta que encuentres una solución

Cuando no obtienes la respuesta que deseas por un tiempo, es más fácil simplemente ponerse de acuerdo y marcharse; esto es ser pasivo.

Ser asertivo, por otro lado, significa continuar, de una manera calmada y respetuosa, hasta que se resuelvas el problema. Esto puede requerir más preguntas, escuchar con más cuidado o ser creativo y explorar más opciones.

Sea lo que sea, vale la pena tu tiempo, ya que al final ambas partes se sentirán satisfechas.

  • Presta atención a la comunicación no verbal

Por no verbal, nos referimos al lenguaje corporal, el contacto visual, la postura, los gestos, las reacciones, etc. Todo esto debe hacerse sin ningún sentido de agresión o pasividad. La agresividad hará que la otra persona entre en modo defensivo, mientras que la pasividad hará que se sientan ignorados.

Mantener contacto visual te ayuda a mantenerte concentrado. Además, es una forma fácil de hacerle saber a la otra persona que estás involucrado y que te importa lo que está diciendo.

Los expertos dicen que la forma en que diriges tu mirada y cuánto tiempo mantienes el contacto puede ser incluso más importante que lo que dices.

  • Presta atención

Por último, el secreto para una comunicación efectiva y la formación de mejores relaciones es ser conscientes de lo que la otra persona trata de decir.

Trata de no distraerte ya que esto muestra falta de respeto y puede hacer que des una respuesta equivocada.

Una completa concentración significa estar presente y no pensar en nadie ni nada que no tenga que ver con lo que se está hablando. Olvídate del resto del mundo, mira a la persona con la que se te estás comunicando en ese momento y escucha activamente todo lo que está diciendo.

Esta es la mejor manera de responder de manera significativa: la base de la comunicación asertiva.

Desarrollar tus habilidades de comunicación asertivas puede llevar algo de práctica. Acéptalo como un desafío y práctica tanto en tus relaciones profesionales como personales.

 

Fuente: Mindvalley

3 errores graves en tu estrategia de networking

Tu objetivo es hacer muchas conexiones valiosas y construir una red de contactos sólida y duradera. Si estas luchando por hacer más amigos y conexiones profesionales, probablemente necesites echar un vistazo a tu estrategia de networking para saber si estás cometiendo alguno de estos graves errores mientras intentas crear tu red de contactos.

estrategia de networking

Ser un networker egoísta

Cuando estás haciendo networking, piensas: “¿cómo vas a ayudarme?”, o piensas: “¿cómo podemos ayudarnos mutuamente?”.

El networking no trata solamente de tus necesidades, sino también de las necesidades de los demás. Por supuesto que tienes un objetivo: buscar clientes, socios comerciales, recomendaciones… Pero las personas con las que las que estás hablando también intentan hacer lo mismo.

Si tienes una conversación con alguien y solo te preocupas por ti mismo y por tus necesidades, es probable que no obtengas demasiado apoyo de la otra persona. Ésta también tiene objetivos, y si piensa que solo quieres beneficiarte de ella sin ofrecer nada a cambio, es probable que no esté dispuesta a trabajar contigo.

La clave es ofrecer valor. Antes de preguntar, siempre debes ofrecer. Ya sea una conexión relevante o simplemente un artículo que creas que puede interesarle, ofrecer un apoyo temprano demostrará que serás una conexión valiosa en el futuro. También alentará a la gente a devolver el favor de alguna manera, y este favor podría ser presentarte a alguien de su red.

Esperar demasiado para hacer un seguimiento

¿No odias cuando mantienes una gran conversación con alguien y nunca vuelves a saber de ellos? ¿Y si esperan tanto tiempo para comunicarse contigo que no recuerdas de lo que hablasteis? No seas de ese tipo de personas. Esto es un ejemplo de mal networking.

Toma notas sobre la conversación que mantuvisteis para que no se te pase nada importante y realiza un seguimiento dentro de las primeras 24 horas para refréscarles brevemente la memoria sobre la conversación que mantuvisteis.

No mantener el contacto

Otra cosa que nos frustra a las personas es cuando la gente solo se acerca a nosotros cuando necesita algo. Por lo tanto, es importante nutrir tu red, incluso cuando no la necesites.

Enviar un correo electrónico amistoso para ver cómo va el negocio o enviar un artículo que crees que puede resultar interesante es todo lo que necesitas para mantenerte en la mente de tus conexiones y que no se olviden de ti.

De este modo, cuando necesites su ayuda, no sentirán que solo estás llegando a ellos de la noche a la mañana, y es más probable que te ayuden.

 

Fuente: Work It Daily

¿Cómo puedes mejorar tu cultura empresarial?

La cultura empresarial está compuesta de un conjunto de normas y valores que caracterizan la imagen de una empresa y la forma de organización de ésta.

Independientemente de tu industria, las personas son tu mejor activo, y cuando las personas se sienten valoradas, respetadas y apreciadas, es más probable que tengan éxito.

cultura empresarial

Aquí hay cinco sencillas formas que te ayudarán a fortalecer y mejorar la cultura de tu empresa:

Adopta la transparencia

La transparencia con respecto a las finanzas puede ser difícil, pero los empleados aprecian la honestidad. Esta es una manera fácil de generar confianza y buena relación.

Proporcionar actualizaciones sobre la salud de tu empresa ayuda a las personas a sentirse más involucradas en el bienestar de la organización. Cuando puedas, ofrece a los empleados una visión sin filtrar de las operaciones y la visión de la compañía para el futuro, y dale voz a tus empleados. La confianza es la base de una cultura empresarial saludable.

La transparencia es mucho más que revelar información financiera. Mantén a tu gente informada y  comparte planes de negocios, calendarios de comunicaciones, iniciativas de marketing, proyectos de TI y objetivos estratégicos.

Sé flexible

El horario flexible se clasifica consistentemente como una de las ventajas más populares en el lugar de trabajo.

Especialmente durante el verano, cuando los niños no van al colegio, darles a los empleados la opción de trabajar a distancia o trabajar horas irregulares puede ser un alivio tremendo. Permitir que los trabajadores realicen su trabajo fuera de la oficina también es una forma sustantiva de generar confianza. Ofrecer flexibilidad es una muestra significativa de respeto y agrega peso a la noción de establecer una cultura que valora y honra a los trabajadores.

Establece tradiciones

La compañía que juega junta permanece junta.

Programa actividades que brinden oportunidades discretas y de poco estrés para mezclarte y disfrutar de la compañía de los demás. Crea eventos durante todo el año que pueda interesar a tus empleados y establece tradiciones divertidas que reflejen y mejoren tu cultura única.

Pide a los empleados retroalimentación sobre qué tipo de actividades disfrutan, y permite que las preferencias de tu gente moldeen el tipo de cosas que haces tú.

Pero nunca obligues a las personas a participar en las actividades que programes. La participación obligatoria puede socavar la diversión.

Honra y respeta la maternidad y la paternidad

Muchos lugares de trabajo proporcionan el mínimo indispensable cuando se trata de dar cabida a nuevas madres o padres. Brinda a las nuevas madres suficiente tiempo y espacio para amamantar y tiempo para ajustar sus horarios.

Criar a un niño es uno de los trabajos más difíciles del mundo, sin embargo, muchos empleadores muestran poca o ninguna empatía por las personas en medio de este gran cambio de vida.

Establece una cultura que honre y respete a las madres que trabajan, y por supuesto, también debes hacer un esfuerzo adicional para apoyar a los nuevos padres.

Fomenta relaciones sólidas entre compañeros de trabajo

Las relaciones laborales y el compromiso de los empleados están inextricablemente vinculados.

Tener cariño por los colegas puede mejorar la lealtad de la empresa, la satisfacción laboral e incluso la productividad. Para crear una cultura empresarial saludable, asegúrate de que tu organización sea propicia para forjar relaciones sólidas. Crea espacios para la colaboración, ofrece oportunidades que promuevan la interacción y haz que todos los trabajadores se sientan parte del equipo.

Una cultura de empresa próspera y vibrante puede atraer a los mejores trabajadores, aumentar la retención y mejorar la productividad.

 

Fuente: Ragan

Habilidades de negociación para gente común

Tendemos a pensar en la negociación como una actividad reservada para ciertas ocasiones trascendentales como llegar a un nuevo trabajo o cerrar un gran cliente. También consideramos que ciertas personas son expertas en la negociación, como abogados, mientras que el resto de nosotros nos las apañamos. Pero la verdad es que todos participamos en pequeñas negociaciones a diario, y puede que ni siquiera nos demos cuenta de que lo estamos haciendo.

Negociación

Según Deborah Kolb, codirectora del Proyecto de Negociaciones en el Lugar de Trabajo del Programa de Negociación de la Facultad de Derecho de Harvard, estas “pequeñas” negociaciones son tan importantes como las grandes. “Los ejecutivos se hacen daño si ignoran las oportunidades cotidianas”.

“Pueden impulsar el éxito profesional y la satisfacción y también tienen el potencial de provocar un cambio organizacional positivo”, escribe Kolb.

Si consideramos cuánto podemos ganar por nosotros mismos al ser negociadores más intencionales y efectivos, entonces es lógico que tratemos de perfeccionar nuestras habilidades. Las siguientes son algunas consideraciones a tener en cuenta al hacer esos movimientos rutinarios, aunque críticos, en el trabajo.

Aprovecha las oportunidades para negociar

Debes estar pendiente de los momentos en los que puede ser ventajoso no solo aceptar lo que se te presenta, sino negociar. Por ejemplo, si tu jefe te pide que lideres un proyecto difícil, reconoce que esta podría ser una buena oportunidad para pedir algo que necesites para que el proyecto tenga éxito.

Sé oportunista y también ingenioso.

Kolb aconseja que debes ser inteligente sobre los momentos que decides convertir en negociaciones. “El asunto debería ser importante para ti, pero el resultado deseado no solo debería beneficiarte personalmente, sino también beneficiar a tu organización”.

Equípate de alternativas

Tanto en la negociación complementaria como en la negociación adversarial, tu mejor fuente de poder es tu capacidad y voluntad de alejarte y aceptar otro trato. Antes de llegar a la mesa de negociaciones, un buen negociador dedica un tiempo considerable a identificar su mejor alternativa a un acuerdo negociado, o BATNA, y toman medidas para mejorarlo.

Conoce tu valor y muéstralo

La confianza es clave para cualquier negociación. Parte de esta confianza debería venir de conocer el valor que aportas a tu compañía y al equipo.

Si entras en una negociación seguro de ti mismo y listo para hablar sobre tu valor, entonces los demás también podrán reconocer mejor este valor y ser más propensos a recompensarte por ello.

Empieza a la ofensiva

Los estudios han demostrado que ser la primera persona en hacer una oferta, conduce a un mejor resultado final para el negociador impulsor. Hacer la primera propuesta establece el rango de posibilidades.

La lección aquí es que no debes temer abrir negociaciones. Si realmente quieres algo, tu mejor posición es tomar la iniciativa.

 

Fuente: The Hedges Company