La escucha activa en la comunicación

Hay una diferencia entre escuchar y esperar tu turno para hablar. Este concepto puede parecer simple, pero la escucha activa, es decir, concentrarse completamente en lo que se está diciendo, requiere trabajo y práctica. Esto puede marcar una diferencia significativa en la calidad de las relaciones, los seguidores y los resultados generales.

escucha activa

Cinco pasos para afinar tus oídos

Si bien puede que no haya una fórmula real para escuchar activamente, hay pasos que puedes seguir para convertirte en un mejor oyente. Escuchar es una herramienta irremplazable en tu conjunto de herramientas de comunicación.

Céntrate en la persona

Haz contacto visual con la persona que está hablando contigo y préstale toda tu atención. Esto significa dejar el teléfono a un lado y no dejar que nada te distraiga.

Repite lo que escuchas y haz preguntas esclarecedoras

La mejor manera de mostrar que estás escuchando y al mismo tiempo asegurarte de entender con precisión lo que alguien está diciendo es repetir lo que has escuchado.

Usa frases como:

  • Lo que estás diciendo es…
  • Lo que estoy entendiendo es…
  • Entonces, lo que más te preocupa es…
  • ¿Has dicho que tu principal prioridad es…?

Escucha con todos tus sentidos

Debes estar atento a todas las señales que puedan darte pistas de cómo se está sintiendo la persona con la que estás hablando. Si ésta lo está haciendo en voz alta podría ser una indicación de frustración o enfado. Si evita el contacto visual puede haber un problema de timidez o intimidación. Los brazos cruzados pueden ser una señal de estar a la defensiva.

Permanece neutral

Debes conocer bien tus propios sentimientos, prejuicios y opiniones para que no afecten a lo que estás escuchando.

  • Evita ponerte a la defensiva. Si alguien tiene una crítica, mantén la mente abierta diciendo algo como: “Gracias. Me alegro de saberlo. Hablemos de lo que podemos hacer para arreglar esto”.
  • No permitas que un tema en particular descarrile toda la conversación. Si la persona que está hablando parece estar obsesionada con de un tema en concreto, intenta hacer avanzar la conversación diciendo algo como: “Eso es estupendo, ¿qué más tienes en mente?”
  • Acepta estar en desacuerdo para evitar conflicto. De manera educada puedes decir algo como. “Entiendo tu punto de vista. Simplemente no estamos de acuerdo en este caso”.

Escucha genuinamente

Deja que el remitente termine de habar antes de comenzar a evaluar lo que está diciendo. Esto puede requerir una pausa reflexiva antes de responder. No te distraigas pensando en lo que vas a decir a continuación mientras está hablando o podrás perderte una parte esencial de la conversación.

Seguimiento de la conversación

Incluso cuando aplicas todos estos pasos, hay una acción crítica que debes recordar después de cada conversación: el seguimiento. Si te has comprometido o has aceptado hacer algo, como compartir información por correo electrónico más tarde, asegúrate de hacerlo.

Es posible que la mejor escucha parezca caer en oídos sordos si el receptor no toma ninguna medida motivada por la conversación.

 

Fuente: The Grossman Group

3 opiniones en “La escucha activa en la comunicación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *