Consejos para mejorar las habilidades de escucha

Las habilidades de escucha benefician todos los aspectos de nuestras vidas. Para los líderes, escuchar es esencial para ser efectivos.

Escuchar debería ser bastante fácil. Pasamos la mayor parte de nuestro día haciéndolo. Pero en realidad no escuchamos tan bien como pensamos y, lo más probable es que quienes nos rodean lo sepan.

escuchar

Claramente, tenemos un problema con la escucha, y las repercusiones de una mala escucha son de gran alcance. Con la cantidad de distracción y sobrecarga de información en nuestras vidas actuales, escuchar se ha vuelto cada vez más complicado. Sin embargo, las habilidades de escucha se pueden aprender y mejorar considerablemente.

Ponte en el lugar de la otra persona

Ponerse en el lugar del otro es consejo muy sabio. Pero para hacer esto, a menudo necesitamos hacer un gran esfuerzo para concentrarnos e indagar. Esto también te obliga a escuchar profundamente.

Cuando intentas ver el mundo desde la perspectiva de los demás, hay una mayor posibilidad de que se sientan escuchados, por lo que es más probable que llegues a un acuerdo.

No tengas prisa

Si siempre te apresuras a la hora de tomar decisiones o para pasar al siguiente tema, es una señal de que no estás creando un entorno de escucha efectivo.

Probablemente es mucho más rápido y sencillo mover las conversaciones para llegar rápidamente al fondo del asunto. Pero, la escucha activa y empática requiere disminuir la velocidad. Crear una conexión lleva tiempo. En lugar de tratar de exprimir más, una buena escucha requiere que tranquilices tu mente y estés presente.

“Escucha entre líneas”

Una escucha efectiva requiere no solo escuchar declaraciones verbales explícitas, sino también buscar lo que no se dice. Al prestar atención a la comunicación no verbal, como las expresiones faciales, los gestos y el tono del hablante, agregamos capas adicionales de significado a las palabras.

Concéntrate en recordar la idea central, no todos los hechos

Para que las personas se sientan escuchadas, necesitan que entiendas el punto principal de lo que están diciendo, no todos los hechos e insignificancias. En otras palabras, concéntrate en lo que realmente importa.

Ten cuidado con tus filtros emocionales

Todos tenemos nuestros prejuicios. Y cuando escuchamos, esos prejuicios no desaparecen; de hecho, se disparan.

Es más probable que seamos receptivos a alguien que expresa pensamientos e ideas que se alinean con los nuestros, incluso si lo que dicen no es necesariamente verdadero o válido. Y también sucede lo contrario: cuando alguien dice algo con lo que no estamos de acuerdo, nuestros cerebros se apagan y dejamos de escuchar por completo.

Entonces, ¿cómo evitar estos filtros emocionales? El primer paso es ser consciente de tus prejuicios y preferencias. Luego, trata de retener el juicio hasta que la persona termine de expresar sus ideas. En esta etapa, una vez que la persona ha terminado de hablar, puedes hacer una evaluación de lo que ha dicho.

 

Fuente: The Hedges Company

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *