El poder del lenguaje corporal

Abre YouTube y elige el vídeo de alguien dando un discurso. Míralo con el volumen apagado. No captarás los detalles de lo que está hablando, pero ¿puedes decir cómo se siente?, ¿es un evento sombrío o una celebración?, ¿el conferenciante está nervioso o confiado?…

Probablemente tengas respuestas claras para cada una de estas preguntas. Entonces, ¿cómo es que se puede recoger tanta información sobre la persona que está dando el discurso y sobre el evento sin escuchar ni una sola una palabra?

Ese es el poder del lenguaje corporal.

lenguaje corporal

El lenguaje corporal incluye la postura, los gestos, las expresiones faciales y movimientos que contribuyen a la presencia del hablante, haciendo más que las mismas palabras en sí para indicar cómo se siente el orador y cómo debe sentirse el público acerca del mensaje.

El lenguaje corporal permite el contagio emocional

¿Alguna vez te has referido a la emoción de alguien como “contagiosa”?

El “contagio emocional” se refiere a la idea de que podemos “captar” los sentimientos y estados de ánimo de las personas que nos rodean, y lo hacemos principalmente a través del lenguaje corporal. Si alguien se inclina hacia ti un poco mientras cuenta una historia, usando grandes gestos con las manos y con expresiones faciales de felicidad, es probable que te des cuenta de su emoción y comiences tu también a sentirte un poco emocionado. Si las figuras de autoridad en una situación de emergencia proyectan una confianza calmada, te sentirás más a gusto; pero si se están retorciendo las manos y paseando de un lado para otro, es probable que estés tan nervioso como ellos.

Como orador en una situación profesional, tienes el mismo poder para influir en las emociones de tu audiencia por la postura que mantienes, los gestos que haces y la forma en que te mueves en el escenario.

4 maneras de garantizar que tu lenguaje corporal es recibido de forma correcta

En términos de presencia frente a una audiencia, hay innumerables cosas en las que pensar, pero aquí destacamos algunas de las más importantes:

Usa gestos naturales

Si alguna vez has visto a un conferenciante o actor gesticular violentamente, sabes lo distrayente que puede llegar a ser. Y si alguna vez has visto a alguien parado con las manos a los lados durante toda la conferencia, sabes que eso tampoco es bueno.

Imagina que tienes delante de ti una caja no muy grande e intenta mantener tus gestos dentro de ella para evitar que éstos sean demasiado dramáticos.

Haz contacto visual

En ocasiones se suele decir a los oradores nerviosos que miren por encima de la cabeza del público. Sin embargo, esto no funciona. Tu público sabrá que no te estás conectando con ellos, por lo que ellos también desconectarán.

En su lugar, haz contacto visual directo, centrándote en los miembros de la audiencia individual de cada parte de la sala. ¡Pero tampoco te pases! Una investigación muestra que el tiempo ideal para mantener contacto visual con cualquier miembro de la audiencia es de aproximadamente tres segundos.

Mantente recto

¿Alguna vez has visto a alguien apoyarse sobre el atril o quedarse vagabundeando por el escenario durante una charla? Probablemente pensaste que estaba nervioso o que prefería estar cualquier otro lado que estar hablando ahí para ti y el resto de la audiencia, y es probablemente no recuerdes mucho de lo que dijo.

Cuando te dirijas a una multitud, asegúrate de estar de pie en una postura relajada pero comprometida. Incluso puedes inclinarte un poco hacia la audiencia para crear una sensación de cercanía.

Práctica

Cuando nos encontramos en una situación incómoda, ya sea que estemos en el escenario frente a cientos de personas o en una conversación individual con alguien que nos pone nerviosos, nos olvidamos de cómo funcionan nuestras manos o cómo plantar nuestros pies. Pero al igual que con todas las habilidades, con la práctica se mejora.

La única manera de comprender e internalizar realmente las posturas, expresiones y gestos para que se vean naturales es practicar.

Es importante que antes de coger el micrófono practiques la charla o conferencia dos o tres veces. Esto te dará la oportunidad de resolver los problemas y tener una idea de cómo el lenguaje corporal y el contenido pueden funcionar juntos para impresionar a la audiencia.

 

Fuente: Quantified Communications 

Una respuesta a “El poder del lenguaje corporal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *