Networking para personas que odian el networking

Forjar conexiones de negocio no tiene por qué ser tan malo. Haz que sea parte de algo que ya estás haciendo, reaviva viejas amistades y no descuides a las personas que te rodean.

Es algo que sabemos que debemos hacer, pero para la mayoría es tan divertido como un ir al dentista.

Netwoking

El networking puede puede mejorar tus perspectivas de trabajo, aumentar el conocimiento de tu marca y ampliar tu círculo de influencia, pero la noción de acudir a largas e incómodas charlas con extraños puede ser desalentador. A menudo es lo último que tienes ganas de hacer después de un largo día de trabajo.

Sin embargo, también hay buenas noticias. El networking ya no es el duro y pesado trabajo que solía ser. Todo el concepto ha cambiado y no hay por qué temerlo.

Prueba estos cinco enfoques para hacer que el networking sea pan comido en lugar de algo estresante:

Hazlo parte de algo que ya estás haciendo

No tienes por qué estar en una conferencia luciendo una acreditación de la marca y una copa de vino para forjar conexiones comerciales relevantes.

Los contactos pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Preséntate a otros en cualquier evento que organice la compañía, ya sea un partido de fútbol, una cena o una feria relacionada con tu sector.

Crea un grupo en redes sociales de profesionales con ideas afines de tu industria o invita a clientes potenciales a reunirse para tomar un café en tu cafetería favorita.

Hacer networking es mucho menos doloroso cuando te encuentras con gente en tu territorio y en un entorno en el que te sientes cómodo.

Haz networking dentro de tu organización

Es fácil dar por sentado a las personas que te rodean. Sin embargo, establecer conexiones genuinas con tus colegas te ayudará a generar influencia interna y podría ayudarte en el futuro.

Aprovecha los turnos de descanso para mezclarte con los demás y divertirte. Inicia una conversación con alguien con quien normalmente no hablas y amplía tus contactos en la misma oficina. Tus mejores oportunidades podrían estar a solo un cubículo de distancia.

Reaviva viejas amistades

Si te has alejado de colegas anteriores, identifica a una persona cada mes para volver a conectarte. Envíales un artículo que creas que puede interesarles, pide una referencia o recomendación o simplemente pregúntales cómo están y averigua sin son recíprocos.

No hagas esto con personas que te agotaron cuando trabajaste con ellos. Reaviva las relaciones con las personas que te energizan, alientan e inspiran. Igual que es mucho más fácil para los vendedores mantener a los clientes existentes que perseguir a los nuevos, a veces, volver a encender una amistad perdida es la forma más simple (y más eficiente) de establecer contactos.

Expresa agradecimiento

El networking no es solo hacer una nueva conexión, también se trata de construir y fortalecer las conexiones que ya tenemos.

En lugar de forjar una relación completamente nueva, ¿por qué no expresar gratitud a una que ya es parte de tu mundo? Envía una nota rápida de agradecimiento o felicitaciones a alguien que te haya ayudado o mostrado apoyo. Mostrar gratitud es agradable para la otra persona, pero también es bueno para ti.

El networking no tiene que ser algo agotador. A veces, solo se necesita un cambio de actitud. En lugar de ver el networking como algo que tienes que soportar, considéralo como una forma de forjar nuevas relaciones y fortalecer las existentes.

 

Fuente: Ragan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *